Home | Mision | Ven a Jesus | Lectura | Preguntas | El Salmo Sanador | El Padre Nuestro | Contáctenos |

Plan para leer toda la Biblia en un Año

Tu premio está en el cielo

2 Samuel 1-2, Luke 14:1-24(Reina-Valera 1960)

2 Samuel 1

David oye de la muerte de Saúl

   1 Aconteció después de la muerte de Saúl, que vuelto David de la derrota de los amalecitas, estuvo dos días en Siclag.

    2 Al tercer día, sucedió que vino uno del campamento de Saúl, rotos sus vestidos, y tierra sobre su cabeza; y llegando a David, se postró en tierra e hizo reverencia.

    3 Y le preguntó David: ¿De dónde vienes? Y él respondió: Me he escapado del campamento de Israel.

    4 David le dijo: ¿Qué ha acontecido? Te ruego que me lo digas. Y él respondió: El pueblo huyó de la batalla, y también muchos del pueblo cayeron y son muertos; también Saúl y Jonatán su hijo murieron.

    5 Dijo David a aquel joven que le daba las nuevas: ¿Cómo sabes que han muerto Saúl y Jonatán su hijo?

    6 El joven que le daba las nuevas respondió: Casualmente vine al monte de Gilboa, y hallé a Saúl que se apoyaba sobre su lanza, y venían tras él carros y gente de a caballo.

    7 Y mirando él hacia atrás, me vio y me llamó; y yo dije: Heme aquí.

    8 Y me preguntó: ¿Quién eres tú? Y yo le respondí: Soy amalecita.

    9 El me volvió a decir: Te ruego que te pongas sobre mí y me mates, porque se ha apoderado de mí la angustia; pues mi vida está aún toda en mí.

    10 Yo entonces me puse sobre él y le maté, porque sabía que no podía vivir después de su caída; y tomé la corona que tenía en su cabeza, y la argolla que traía en su brazo, y las he traído acá a mi señor.(A)

    11 Entonces David, asiendo de sus vestidos, los rasgó; y lo mismo hicieron los hombres que estaban con él.

    12 Y lloraron y lamentaron y ayunaron hasta la noche, por Saúl y por Jonatán su hijo, por el pueblo de Jehová y por la casa de Israel, porque habían caído a filo de espada.

    13 Y David dijo a aquel joven que le había traído las nuevas: ¿De dónde eres tú? Y él respondió: Yo soy hijo de un extranjero, amalecita.

    14 Y le dijo David: ¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová?

    15 Entonces llamó David a uno de sus hombres, y le dijo: Ve y mátalo. Y él lo hirió, y murió.

    16 Y David le dijo: Tu sangre sea sobre tu cabeza, pues tu misma boca atestiguó contra ti, diciendo: Yo maté al ungido de Jehová.

   

David endecha a Saúl y a Jonatán

   17 Y endechó David a Saúl y a Jonatán su hijo con esta endecha,

    18 y dijo que debía enseñarse a los hijos de Judá. He aquí que está escrito en el libro(B) de Jaser.[a]

   
   19 !!Ha perecido la gloria de Israel sobre tus alturas!
    !!Cómo han caído los valientes!

   
   20 No lo anunciéis en Gat,
    Ni deis las nuevas en las plazas de Ascalón;
    Para que no se alegren las hijas de los filisteos,
    Para que no salten de gozo las hijas de los incircuncisos.

   
   21 Montes de Gilboa,
    Ni rocío ni lluvia caiga sobre vosotros, ni seáis tierras de ofrendas;
    Porque allí fue desechado el escudo de los valientes,
    El escudo de Saúl, como si no hubiera sido ungido con aceite.

   
   22 Sin sangre de los muertos, sin grosura de los valientes,
    El arco de Jonatán no volvía atrás,
    Ni la espada de Saúl volvió vacía.

   
   23 Saúl y Jonatán, amados y queridos;
    Inseparables en su vida, tampoco en su muerte fueron separados;
    Más ligeros eran que águilas,
    Más fuertes que leones.

   
   24 Hijas de Israel, llorad por Saúl,
    Quien os vestía de escarlata con deleites,
    Quien adornaba vuestras ropas con ornamentos de oro.

   
   25 !!Cómo han caído los valientes en medio de la batalla!
    !!Jonatán, muerto en tus alturas!

   
   26 Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán,
    Que me fuiste muy dulce.
    Más maravilloso me fue tu amor
    Que el amor de las mujeres.

   
   27 !!Cómo han caído los valientes,
    Han perecido las armas de guerra!

   

2 Samuel 2

David es proclamado rey de Judá

   1 Después de esto aconteció que David consultó a Jehová, diciendo: ¿Subiré a alguna de las ciudades de Judá? Y Jehová le respondió: Sube. David volvió a decir: ¿A dónde subiré? Y él le dijo: A Hebrón.

    2 David subió allá, y con él sus dos mujeres, Ahinoam jezreelita y Abigail, la que fue mujer de Nabal el de Carmel.(C)

    3 Llevó también David consigo a los hombres que con él habían estado, cada uno con su familia; los cuales moraron en las ciudades de Hebrón.

    4 Y vinieron los varones de Judá y ungieron allí a David por rey sobre la casa de Judá.

    Y dieron aviso a David, diciendo: Los de Jabes de Galaad son los que sepultaron a Saúl.(D)

    5 Entonces envió David mensajeros a los de Jabes de Galaad, diciéndoles: Benditos seáis vosotros de Jehová, que habéis hecho esta misericordia con vuestro señor, con Saúl, dándole sepultura.

    6 Ahora, pues, Jehová haga con vosotros misericordia y verdad; y yo también os haré bien por esto que habéis hecho.

    7 Esfuércense, pues, ahora vuestras manos, y sed valientes; pues muerto Saúl vuestro señor, los de la casa de Judá me han ungido por rey sobre ellos.

   

Guerra entre David y la casa de Saúl

   8 Pero Abner hijo de Ner, general del ejército de Saúl, tomó a Is-boset hijo de Saúl, y lo llevó a Mahanaim,

    9 y lo hizo rey sobre Galaad, sobre Gesuri, sobre Jezreel, sobre Efraín, sobre Benjamín y sobre todo Israel.

    10 De cuarenta años era Is-boset hijo de Saúl cuando comenzó a reinar sobre Israel, y reinó dos años. Solamente los de la casa de Judá siguieron a David.

    11 Y fue el número de los días que David reinó en Hebrón sobre la casa de Judá, siete años y seis meses.

    12 Abner hijo de Ner salió de Mahanaim a Gabaón con los siervos de Is-boset hijo de Saúl,

    13 y Joab hijo de Sarvia y los siervos de David salieron y los encontraron junto al estanque de Gabaón; y se pararon los unos a un lado del estanque, y los otros al otro lado.

    14 Y dijo Abner a Joab: Levántense ahora los jóvenes, y maniobren delante de nosotros. Y Joab respondió: Levántense.

    15 Entonces se levantaron, y pasaron en número igual, doce de Benjamín por parte de Is-boset hijo de Saúl, y doce de los siervos de David.

    16 Y cada uno echó mano de la cabeza de su adversario, y metió su espada en el costado de su adversario, y cayeron a una; por lo que fue llamado aquel lugar, Helcat-hazurim,[b] el cual está en Gabaón.

    17 La batalla fue muy reñida aquel día, y Abner y los hombres de Israel fueron vencidos por los siervos de David.

    18 Estaban allí los tres hijos de Sarvia: Joab, Abisai y Asael. Este Asael era ligero de pies como una gacela del campo.

    19 Y siguió Asael tras de Abner, sin apartarse ni a derecha ni a izquierda.

    20 Y miró atrás Abner, y dijo: ¿No eres tú Asael? Y él respondió: Sí.

    21 Entonces Abner le dijo: Apártate a la derecha o a la izquierda, y echa mano de alguno de los hombres, y toma para ti sus despojos. Pero Asael no quiso apartarse de en pos de él.

    22 Y Abner volvió a decir a Asael: Apártate de en pos de mí; ¿por qué he de herirte hasta derribarte? ¿Cómo levantaría yo entonces mi rostro delante de Joab tu hermano?

    23 Y no queriendo él irse, lo hirió Abner con el regatón de la lanza por la quinta costilla, y le salió la lanza por la espalda, y cayó allí, y murió en aquel mismo sitio. Y todos los que venían por aquel lugar donde Asael había caído y estaba muerto, se detenían.

    24 Mas Joab y Abisai siguieron a Abner; y se puso el sol cuando llegaron al collado de Amma, que está delante de Gía, junto al camino del desierto de Gabaón.

    25 Y se juntaron los hijos de Benjamín en pos de Abner, formando un solo ejército; e hicieron alto en la cumbre del collado.

    26 Y Abner dio voces a Joab, diciendo: ¿Consumirá la espada perpetuamente? ¿No sabes tú que el final será amargura? ¿Hasta cuándo no dirás al pueblo que se vuelva de perseguir a sus hermanos?

    27 Y Joab respondió: Vive Dios, que si no hubieses hablado, el pueblo hubiera dejado de seguir a sus hermanos desde esta mañana.

    28 Entonces Joab tocó el cuerno, y todo el pueblo se detuvo, y no persiguió más a los de Israel, ni peleó más.

    29 Y Abner y los suyos caminaron por el Arabá toda aquella noche, y pasando el Jordán cruzaron por todo Bitrón y llegaron a Mahanaim.

    30 Joab también volvió de perseguir a Abner, y juntando a todo el pueblo, faltaron de los siervos de David diecinueve hombres y Asael.

    31 Mas los siervos de David hirieron de los de Benjamín y de los de Abner, a trescientos sesenta hombres, los cuales murieron.

    32 Tomaron luego a Asael, y lo sepultaron en el sepulcro de su padre en Belén. Y caminaron toda aquella noche Joab y sus hombres, y les amaneció en Hebrón.

   


Lucas 14

Jesús sana a un hidrópico

   1 Aconteció un día de reposo,[a] que habiendo entrado para comer en casa de un gobernante, que era fariseo, éstos le acechaban.

    2 Y he aquí estaba delante de él un hombre hidrópico.

    3 Entonces Jesús habló a los intérpretes de la ley y a los fariseos, diciendo: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?[b]

    4 Mas ellos callaron. Y él, tomándole, le sanó, y le despidió.

    5 Y dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo?(A)[c]

    6 Y no le podían replicar a estas cosas.

   

Los convidados a las bodas

   7 Observando cómo escogían los primeros asientos a la mesa, refirió a los convidados una parábola, diciéndoles:

    8 Cuando fueres convidado por alguno a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él,

    9 y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: Da lugar a éste; y entonces comiences con verg:uenza a ocupar el último lugar.

    10 Mas cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa.(B)

    11 Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.(C)

    12 Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado.

    13 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos;

    14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

   

Parábola de la gran cena

   15 Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.

    16 Entonces Jesús le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos.

    17 Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado.

    18 Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses.

    19 Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses.

    20 Y otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir.

    21 Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos.

    22 Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar.

    23 Dijo el señor al siervo: Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.

    24 Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena.









































eXTReMe Tracker